Blogger Traveller Enero: Blanco y en Valencia.

5502398242_8136d111e2_m

Con este post inauguro una nueva sección en el blog, la de Blogger Traveller. Esto es una iniciativa de Mi Dulce de Melocotón que consiste en que cada uno enseñe todo lo que haya en su ciudad relacionado con una palabra que se propone y cambia mes a mes. Yo me estreno en el reto con la palabra BLANCO y mi ciudad, que es Valencia.

La verdad es que a primera vista, es muy fácil encontrar blanco en Valencia. Sobre todo desde que se convirtió en ciudad mecenas de todas las obras faraónicas de Calatrava: la Ciutat de les Arts i les Ciències,  el Palau de les Arts Reina Sofía (aunque ya de blanco le queda poco), l’Assut de l’Or (conocido coloquialmente como La Jamonera), el Ágora, el puente de la Peineta… Y con todo ello seguramente tendría de sobra para llenar este post. Sin embargo, esta no es la Valencia que a mí me representa, ni de la que estoy más orgullosa.

800px-Ciutat_de_les_Arts_i_les_ciencies_-_Valencia_(790860109)
Calatrava’s city. Fuente.

La Valencia que yo quiero enseñar en esta dinámica de Blogger Traveller es una Valencia mucho más humilde, una Valencia alejada de todos los excesos que representan Calatrava o la Copa América. Una Valencia menos conocida, sin grandes monumentos y basada en los pequeños detalles (que son la esencia de las cosas). Así que empezamos ya con las búsqueda de otros blancos en Valencia, y descubro que blancas son las fachadas de la mayoría de las casas de mi barrio favorito: Benimaclet. Un pequeño pueblo que ahora forma parte de la ciudad de Valencia, pero que sigue conservando su identidad: sus calles, sus casas, su plaza, su iglesia, su gente y su huerta te transportan lejos de lo que una gran ciudad conlleva.

carrer-rambla-benimaclet1
Casas del barrio de Benimaclet. Fuente.

En Valencia blanco es también el color de las barracas, de las alquerías que te encuentras en medio de l’Horta, con tanta historia. La barraca es un edificio típico de la Comunidad Valenciana donde vivían los labradores, por eso la mayoría de ellas se encuentran en la zona de la huerta. Su estructura es muy peculiar, triángulos diseminados por todo el campo apuntando al cielo. Uno de mis sueños era vivir alguna vez en una casa así.

6449584317_fbf73b8695_z
Barraca en el Palmar, en el pueblo. Fuente.
5502398242_8136d111e2_m
Barraca de la huerta. Fuente.

Y ya va llegando este primer post a su final. Me quedan dos cosas más blancas de Valencia que me gustaría compartir. Valencia es una ciudad de mar, y hablando de mar, blanca es la espuma de las olas del la playa de la Malvarrosa, la espuma de las olas del mar Mediterráneo y las velas de los barcos, algo plasmó Sorolla en muchos de sus cuadros.

500px-Joaquin_Sorolla_-_Las_tres_velas
Las tres velas. Fuente.
800px-Atardecer_en_la_Playa_Malvarrosa
Atardecer en la Malvarrosa. Fuente.

Y también en la comida valenciana puede encontrarse este color. Blanco es el color de la bebida por excelencia de los valencianos, la orxatahecha con xufa y tan refrescante en las calurosas tardes de verano (y de primavera, y de otoño y, si me apuras, también en invierno entra bien). Y blanco también el arroz bomba, que se cultiva en l’Albufera y es la base del plato más típico de Valencia: la paella.

horchata1
Orxata i xufa. Fuente.

Y de esta manera termino el post, con una pequeña parte de lo blanco que hay en mi ciudad. Me dejo muchas, muchísimas cosas, para seguir enseñando en el siguiente Blogger Traveller.

Espero que os haya gustado mi Valencia blanca, y espero con muchas ganas la palabra para el mes que viene =D

Y también prometo para el siguiente subir fotos propias, porque esta vez no me ha dado tiempo a salir con la cámara a la búsqueda del blanco.

¡Hasta la próxima! =)

¡Ah! Y no os olvidéis de seguir viajando en blanco por otras ciudades siguiendo este enlace.

34 thoughts on “Blogger Traveller Enero: Blanco y en Valencia.

  1. Qué lindo, Valencia!! me quedé con ganas de recorrerla más, me encontré con gente muy bella y me dejó una muy linda impresión. Estuve solo dos días pero me bastó para enamorarme…y ahora leyendo el post también tengo una excusa para volver algún día: tengo que ir a probar la orxata!! jajajajaja

    1. Jajajaja ¡por supuesto! No puedes haber pasado por Valencia y no haber probado la orxata, así que ¡aquí te espero! 😉

      ¿Cuándo estuviste en Valencia? Me alegro que te gustara, yo vivo enamorada de esta ciudad jejeje ¡Saludos!

  2. Un excelente recorrido por el blanco valenciano, das una visión de muchos aspectos de esta tierra, me ha parecido un post muy original, a mi me costó un poquito decidir sobre qué escribir este mes, tu idea me parece estupenda.

  3. Yo también me quedaba a vivir en una de esas casitas, son tan monas!!!! Y las llenaba de cuadros de Sorolla para disfrutar de su mar a cualquier hora del día (bueno… a mi no me falta mar, vivo justo enfrente). besos

  4. Me ha gustado mucho tu post de blogger traveller!! Yo hice una pequeña investigación sobre la huerta valenciana, así que me ha encantado que nos enseñes las barracas y esa parte menos conocida de la ciudad. Yo he optado por la Ciudad de las Ciencias, con una opinión algo crítica que no estaba segura de publicar, así que me alegro ver que hay más gente que comparte mi opinión. Besos!

    1. ¡Muchas gracias, Paula! ¡Sí, he visto tu entrada y está muy bien! Yo me decanté por esto precisamente por lo que comentas al principio, porque Valencia tiene mucho más y más bonito que la Ciudad de las Ciencias 😉

      ¡Gracias por el comentario! ¡Besos!

  5. Me ha gustado mucho todo lo blanco que nos traes de Valencia. Al principio dices “¿y de dónde saco yo ahora cosas blancas?”, y de pronto ya no sabes parar, je, je. Yo le he echado menos imaginación, pero es que no he podido resistir la tentación de poner fotos de la nieve, que es lo que veo mire a donde mire: Si el tema hubiera sido “rojo”, no hubiera sabido qué poner (quizás un coche de bomberos ;-)). A ver qué nos trae Paty para el mes que viene. Besos!!

    1. Jajajaja ¡Ya ves! A mí me ha gustado mucho el reto. Al principio solo podía pensar ‘blanco, blanco, blanco…’, ¿por qué narices no nevará en mi ciudad? Pero luego te paras a pensar y te das cuenta de todo lo que te rodea y te lo pasas bien =) ¡Voy ahora a echar un vistazo a tu ciudad! ¡Besos! =D

    1. Pues es un sabor muy peculiar. Es una bebida dulce y muy muy refrescante que se toma especialmente en verano. Tiene un sabor tan característico que o te gusta mucho o no te gusta nada, pero hay poco término medio. ¡Tendrás que hacer una visita por estas tierras y ver de qué grupo eres! 😛

    1. ¡Muchas gracias! =) Zaragoza también es una ciudad muy bonita, aunque mucho más fría que Valencia jejejeje

      ¡Muy interesante tu post de la escultura ‘El alma del Ebro’, ¡habrá que dejarse caer por ahí y hacer una visita! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *