Château Chillon o Invernalia: ‘Winter is coming’

P1220909Quería escribir una entrada de mi viaje a Corea del Sur de este verano, pero con el frío que está haciendo últimamente no consigo inspirarme en el verano, así que he decidido cambiar el destino. Abróchense los cinturones, amigos, porque hoy viajamos desde el sofá a Suiza, y nos vamos a uno de los lugares que más me impresionó durante el tiempo que estuve viviendo allí. No sé si fue el frío, la nieve, o que en ese momento no paraba de leer ‘Juego de Tronos’ y vivía obsesionada con los Stark, el caso es que Château Chillon me cautivó.

¿Qué es exactamente Château Chillon?

Château Chillon es el nombre que recibe un castillo situado a orillas de Lago Lemán en la parte francesa de Suiza. Situado entre Montreux y Villeneuve, ubicado sobre una roca, se encuentra prácticamente todo rodeado por el lago. En los días cálidos de verano, se ve como se muestra en la foto. Un bonito castillo rodeado de agua dulce que invita a darse un chapuzón, pero en invierno la cosa cambia…

800px-Schweiz_Schloss_Chillon_Gesamtansicht
Chateau Chillon. Fuente

En invierno, que justamente es cuando yo decidí visitar el castillo (no calculamos bien el tema de la predicción del tiempo y justo era un día que no paraba de nevar, así que llegar hasta él fue toda una odisea), esta imagen cálida cambia por completo y se transforma en Invernalia, donde vive la familia Stark.

P1220866
Entrando al castillo.

Este castillo fue clave en la Edad Media para controlar el comercio marítimo que se establecía por el lago, separando una parte y otra de Europa. Entre los siglos XII y XVI perteneció a la dinastía de los Saboya, quienes vivieron siglos de máximo esplendor, sin embargo, excavaciones en la zona indican que el asentamiento aquí databa de mucho antes, desde la Edad de Bronce.

P1220871
Foso de los cocodrilos para ahuyentar a personas non-gratas

Entrar en este castillo es como viajar en el tiempo, ¡es tan fácil transportarse a la Edad Media! No es difícil imaginarse este castillo en su época de esplendor, lleno de vida, con los animales, los condes, el sonido de las espadas en el patio, los carros, las damas, los barcos que atracan en el puerto y descargan la mercancía… Parece mentira, pero unas horas antes estábamos en Laussane entre coches y más coches y míranos ahora, en plena época medieval.

P1220874
¡Feliz Navidad!

La decoración navideña en el patio te aleja un poco del pasado recordándote que no, que no estás tan lejos, que sigues en el siglo XXI y esto no es más que un castillo muy bien conservado. Pero aún así, al apartar la vista te parece haber visto la sombra de alguno de los Stark vigilando desde la ventana de arriba. Tal vez sea hora de abandonar el patio y entrar a echar un vistazo por el interior del castillo.

P1220876
Detalle de la ventana de una de las habitaciones.

Todo castillo que se precie ha de constar de disponer de un lugar donde encarcelar a sus prisioneros. Y doy fe que las de este bien merecen que se nombren. Las criptas del castillo fueron utilizadas como prisión. Estas se encuentran prácticamente al mismo nivel que el lago, lo que hace que la humedad y el frío sean considerablemente mayores que en el resto del castillo. Como podéis imaginar, quienes eran encerrados aquí no es que disfrutaran de grandes comodidades.

Uno de los prisioneros más famosos (gracias al poema de Lord Byron, ‘El prisionero de Chillon’) fue François Bonnivard, de la familia de los Saboya se opuso al mismo duque de Saboya en su afán por conquistar Ginebra. Por ello fue previamente encerrado en Grolée entre 1519 y 1521, sin embargo, eso no apaciguó sus ideas. Todo ello hizo que en 1530 fuera encerrado de nuevo en las criptas junto con sus dos hermanos, quienes no consiguieron superar el cautiverio. En 1536 fue liberado por tropas bernesas.  ¿Podéis imaginaros seis años prisioneros en un sitio así? 

 P1220881     P1220886

Salimos heladas de las criptas (y no solo por el frío), así que dedicamos el resto de la visita a seguir dando vueltas por el castillo.

P1220896
Vistas desde el puerto.
P1220897
La playa del castillo, ¿un chapuzón?

¿Cómo llegamos hasta aquí? 

Para moverse por este pequeño país, la forma más recomendable es en tren, puedes llegar a casi cualquier lugar pueblo por remoto que parezca con él. Lo mejor es seguir la web de la SBB y mirar precios con tiempo (en general, como toda Suiza, es bastante caro). Lo más recomendable es hacerte con este billete para coger cualquier medio de transporte durante un día (lo amortizarás seguro) y dedicarte a viajar. (Si tienes dudas de cómo usar la web, pregúntame y te ayudo)

Lo mejor que tiene la red de trenes es la puntualidad. Si en la web te dan dos minutos para hacer el transbordo en una estación, fíate que te dará tiempo 😉

P1220900
El puerto.

La verdad es que ver estas fotos ha hecho que me entren unas ganas tremendas de prepararme un té bien caliente, así que aquí acaba nuestro viaje a Château Chillon. ¡Espero que os haya gustado! Y, sobre todo, que si estáis planeando un viaje por esas tierras, ¡os sirva de ayuda! Y si habéis estado ya, ¿cuál fue vuestra experiencia?

¡Ah! Y si váis allí, no os olvidéis de saludar a los Stark por mí 😉

PD- Todas las fotos de este blog se encuentran bajo la licencia de Creative Commons, se pueden usar libremente siempre y cuando me lo hagáis saber. Y si os ha gustado esto también podéis seguirme en Facebook y en Twitter. ¡Gracias!

5 thoughts on “Château Chillon o Invernalia: ‘Winter is coming’

Responder a Criminologa-Existencial Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *