Qué ver en Noruega: Bergen y fiordos (I)

Noruega es sin duda uno de los países del continente europeo más fascinantes que alguien puede visitar. Noruega son montañas, fiordos, ríos, lagos y sobre todo cascadas, muchas cascadas… Un paraíso para los amantes de la naturaleza, bueno en realidad es un paraíso para cualquiera. Aunque Noruega también es ese país donde tomarte una cerveza en una terraza te cueste 8€. Todo no podían ser ventajas, ¿verdad?. Con esto, empieza una serie de varios posts donde te contaré mi breve experiencia en el país. Empezaremos por visitar Bergen y sus fiordos, ¿te vienes?

Esencia noruega en Bergen

La aventura se inició en Bergen, sin duda una de las ciudades más bonitas de Noruega y que es de obligada visita. Nada más poner un pie en Bergen, te das cuenta de lo especial que es. Se trata de la segunda ciudad más grande de Noruega, con casi 280.000 habitantes, pero paseando por sus calles no lo sientes así. Quiero decir que no es la típica gran ciudad donde estás rodeado de coches y grandes edificios.

Lo primero que hicimos en Bergen fue probar la gastronomía local -¡faltaría más!- y para ello nada mejor que acercarse al transitado mercado de pescado. En los diferentes puestos preparan una especie de plato combinado con lo que tú le quieras poner. El mío en concreto tenía este aspecto:

Cabe mencionar que el salmón es auténtico salmón salvaje noruego, o al menos eso nos dijeron… Si buscas algo más exquisito y único, en algunos puestos tienen carne de ballena. ¿Te animarías a probarla?

Una vez con el estómago lleno, nos acercamos al funicular Fløibanen. Con él puedes subir hasta lo alto del monte Fløyen, si no quieres hacerlo andando, claro. En las taquillas puedes comprar los tickets, pero también se pueden comprar online en la web oficial  y así evitar las colas. Venden billetes de ida y vuelta (adultos 95 NOK, en torno a 10€), o solo de ida (50 NOK, unos 5€). Para ahorrar costes, nosotros compramos solo los de subida. Una vez arriba tienes una vista increíble de toda la ciudad y un buen fondo de foto. Así que ya sabes… Amortizados los 5€, bajamos tranquilamente andando hasta el centro de la ciudad. Es un paseo de 1h y si hace bueno, merece la pena. Para los más aventureros o si vas a pasar varios días en la ciudad, hay varias rutas de senderismo que se pueden hacer. En la página web del monte Fløyen proponen varias de diferentes distancias y grados de dificultad.

Y lo mejor lo he dejado para el final, no te creas que Bergen acaban aquí. El icono de Bergen es el Bryggen, un conjunto de casas-almacén de madera pintadas en diferentes colores y de origen medieval. La UNESCO las declaró Patrimonio de la Humanidad en 1979 y atraen a un buen puñado de turistas prácticamente todos los días. Pasear entre ellas y descubrir un poco más de su historia. ¿Qué te parece como plan paa pasar la tarde? Aunque seguro que ya las has visto más de una vez en foto, te dejo una más como portada del post.

Para terminar el día puedes cenar en alguno de los múltiples restaurantes que hay alrededor del puerto y degustar la cara cerveza local mientras observas como el sol se resiste a desaparecer en esos largos días de verano. 

Día inolvidable en los fiordos

Al día siguiente, madrugón del bueno. Tocaba visitar los fiordos. Habíamos contratado el viaje con una de las compañías que organizan viajes por los fiordos y sabíamos que era importante no retrasarse, ya que el trayecto hasta los fiordos está bastante cuadriculado. Primero coges un tren en Bergen que te lleva hasta Voss (algo más de 2h) y allí montas en un autobús que te lleva hasta Gudvangen (en torno a 1h). La carretera iba serpenteando entre montañas y el conductor no dudó en parar delante de las cascadas más impresionantes para que todos los turistas que íbamos en el autobús, las apreciáramos. Un buen detalle.

Una vez en Gudvangen, ya montas al ferry con el que recorrerás los famosos fiordos noruegos, bueno solo un par de ellos. Mientras esperas a que salga, puedes estirar las piernas, ir al servicio, tomar un café o comprar algún souvenir en la tienda que hay justo enfrente del ferry… está todo pensando.

¿Y qué decir de los fiordos? Pues que son increíbles y que bien merecen su fama. Con nuestro tour recorrimos el Nærøyfjord, uno de los más estrechos y rodeado entre montañas de más de 1000m de altura, y el Aurlandsfjord hasta llegar a la pequeña localidad de Flåm. Lo peor de todo fue sin duda tener que volver a pisar tierra firme.

En Flåm, parada técnica para comer mientras esperas a que salga el tren. ¡Y qué tren…! Se trata de un precioso tren que cubre la ruta Flåm-Myrdal. El trayecto es de 20km y está considerado como una de las rutas en tren más bonitas del mundo y no me extraña. Incluye una parada rápida para admirar esta increíble cascada:

Una vez en Myrdal, montas en otro tren que te llevará directo hasta Bergen. En las 2h que dura el trayecto tienes tiempo de sobra para descansar un poco o seguir admirando los fiordos, eso sí, desde tu cámara de fotos. Quizás incluso hasta te acabes hartando de ellos… no fue mi caso.

La compañía con la que nosotros contratamos el tour es Norway in a nutshell. Ofrecen varios tours desde Bergen, aparte del que nosotros hicimos, durante todo el año. (https://www.norwaynutshell.com/). Aunque es cierto que son un poco caros, en torno a 170€ por persona, es la mejor opción desde mi punto de vista, si no quieres alquilar un coche y quieres tener todo organizado.

Por otro lado, conducir por Noruega es un auténtico placer, los paisajes son increíbles y puedes descubrir sitios que de otra forma no encontrarías. Si te decantas por esta segunda opción, te recomiendo que planees con calma la ruta que piensas hacer. Hay que tener en cuenta que la gasolina, como toda Noruega en general, es bastante cara y el límite de velocidad son 70 km/h. Aquí tienes la página web oficial de turismo de Noruega.

¿Cómo llegar a Bergen?

La aerolínea Norwegian ofrece vuelos directos desde algunas ciudades españolas como Barcelona, Madrid, Alicante, Palma o Málaga. Mencionar que el aeropuerto de Bergen se encuentra algo alejado del centro de la ciudad, a unos 17 km. Hay autobuses que te llevan desde el aeropuerto a la ciudad por unos 10€ (105 NOK).

Y hasta aquí llega la primera parte de mi viaje por Noruega. En el siguiente post nos trasladaremos a la ciudad de Stavanger y te hablaré del famosísimo Preikestolen. ¿Te vienes?

¿Has visitado ya Noruega? ¿Qué impresión te llevaste del país? Sin duda es uno de esos imprescindibles que aparecen en la lista de todo viajero.

 

¡Gracias por llegar hasta aquí!
Si no te quieres perder próximas publicaciones o estar al tanto de lo que pasa en wanderlust books, suscríbete al blog. ¡Prometo no spamear! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.