Ruta por Galicia en furgoneta. Parte 1: Playa de las Catedrales, Rinlo, Ribadeo y Mondoñedo.

Viajar en furgoneta era una asignatura que teníamos pendiente. Por eso, y aprovechando que podíamos disponer durante 10 días de una furgoneta a mediocamperizar decidimos aprovechar y quitarnos la espinita. Con los calores de Valencia en pleno agosto, decidimos poner rumbo al norte y, como nos habíamos pasado el año enganchados a la serie de Fariña, decidimos que Galicia tenía que ser nuestro destino (O que teño que facer pra non ter que ir o mar, pongamos banda sonora al post). Empezábamos nuestra ruta de 10 días por Galicia en furgoneta. En este post, os compartiré la ruta seguida, así como los lugares que visitamos y los campings en los que nos alojamos.

Los que seguís este blog desde hace tiempo, sabéis que en nuestros viajes somos más de improvisar sobre la marcha, que de planificar y organizar con antelación, algo que vuelve loco a mi padre. Y más o menos, nuestro viaje por Galicia en furgoneta fue un poco así, aunque esta vez antes de empezar sabíamos dos cosas importantes: queríamos ir a Galicia y queríamos recorrer su costa, que una cosa es huir del calor valenciano en verano y otra es renegar completamente de la playa (Carlos, que no es fan de la arena, no estará del todo de acuerdo con esta afirmación). El resultado de todo esto fueron 10 días, 4 campings diferentes en Galicia y todos los lugares que se detallan a continuación.

Campo base 1: Ribadeo, Rinlo, Playa de las catedrales y Mondoñedo.

Decidimos empezar a conocer tierras gallegas por la provincia de Lugo, por la parte de frontera con Asturias y así, el Camping Rinlo Costa fue nuestro primer hogar. Por 18.5 €/noche teníamos parcela para dos personas y nuestra furgoneta, además de baños y duchas. Utilizando el camping de campo base, dedicamos los días que estuvimos a visitar: 

1. La Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales.

Aunque su belleza es innegable, hay que reconocer que su fama hace que poder disfrutar de ella sea complicado. Demasiado masificada a pesar de las limitaciones, ya que entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, para poder acceder hay que solicitar acceso a través de este enlace. Este permiso es gratuito y sirve para poder controlar la cantidad de personas que visitan este lugar cada día. IMPORTANTE: ten en cuenta el estado de las mareas, para poder disfrutar de la playa de las Catedrales es importante visitarla en la hora de bajamar. De lo contrario, no podrás pasear por ella.

Curiosamente, a apenas un kilómetro de la playa, en dirección contraria a la del camino de madera, se descubrían unos acantilados y unas playas que quizá, por el hecho de exigir bajar del coche y recorrer algún que otro kilómetro a pie, estaban sospechosa y afortunadamente poco concurridas. Si vais con tiempo, no os limitéis a la Playa de las Catedrales, explorad y mirad más allá.

2. Rinlo.

Es un puerto tradicional de pesqueros y de origen medieval. Se trata de un pequeño pueblo con pocas calles y casas pesqueras. Cruzando el puente de piedra, sigue un camino junto a la costa que, además de regalarte unas vistas salpicadas de acantilados y barcos pesqueros, te lleva a conocer las cetarias.

Cetaria en Rinlo.

Las cetarias son estructuras de piedra que se sitúan en las zonas resguardadas de los acantilados, donde las olas no rompen con tanta fuerza, y sirven como viveros destinados al cultivo de la langosta, el centollo y otros mariscos. Hoy en día ya no se utilizan, sin embargo, son un excelente viaje al pasado. 

3. Ribadeo.

Callejeando por Ribadeo.

A Ribadeo le dedicamos una tarde. Desde la furgoneta pudimos disfrutar del paisaje de la ría, que a su vez hace de frontera natural entre Galicia y Asturias. Después, dejamos la furgoneta en un parking cerca del puerto y nos dedicamos a callejear por su casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural en 2004.

4. Mondoñedo.

Calles de Mondoñedo

Aprovechamos para visitar Mondoñedo en el momento en que pusimos rumbo a nuestro campo base 2. Mondoñedo está incluido en la lista de Los Pueblos más bonitos de España, y merece la pena hacer un alto en el camino para visitarlo. Callejear por su casco histórico y tapear, es una obligación para todo aquel que decida parar en este lugar. También merece una mención la catedral Basílica de La Asunción, que se alza imponente en medio de la plaza.  Poco tiene que ver Mondoñedo con los pueblos mencionados anteriormente, y es que desde el primer momento se nota que la costa y la vida pesquera empiezan a quedar lejos.

Y con esto termina el primero de los 4 posts que se vienen sobre Galicia en furgoneta. ¿Conocías esta zona?

En el próximo post, hablaremos de nuestro campo base 2, ya en la costa atlántica y desdel el que pudimos disfrutar de Valdoviño y el surf, así como de los acantilados de San Andrés de Teixido. ¿Te lo vas a perder?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.