Rumbo a Vilankulos (Día 4)

19266055986_f610f1d70d_z

Llegó el momento de abandonar Tofo y poner rumbo a un nuevo destino. Amanecimos por última vez en las cabañas de Tofo para acabar durmiendo en la playa de Vilankulos, 315 km más al norte de donde nos encontrábamos. Aquí en España, calcularíamos que Vilankulos se encuentra a unas 4 horas como mucho de Tofo, pero en Mozambique las distancias cambian. El estado de las carreteras y que nos tocara hacer bastantes horas de noche, hizo que tardáramos entre 5 y 6 horas en llegar a nuestro destino. Pero vayamos por partes.

19106030349_e93641174a_z

Como decía, volvimos a amanecer en nuestra cabaña, con los rayos de sol colándose entre las cañas y el viento susurrando. Antes de irnos, algunos querían darle una última oportunidad al tiburón ballena, así que decidimos pasar la mañana en la playa de Tofo. Y es que, Tofo es un lugar estratégico desde donde se puede ver el tiburón ballena, y muchas agencias lo saben.

19106007569_626a191c80_z

19296059271_2e8db4a76b_z

19106019299_a9bfabdefb_z

18671568603_43049beeff_z

El tiburón ballena es uno de los peces más grandes que existen. Puede llegar a alcanzar 14 m de largo y pesar 20 toneladas.  A pesar de ser un tiburón, es totalmente inofensivo para los seres humanos (o eso dicen). Lo más bonito es su piel, llena de lunares blancos y líneas horizontales y verticales. Cuenta la leyenda que poco después de crear al tiburón ballena, Dios y los ángeles colocaron monedas de oro y plata en la espalda del animal en honor a su belleza, y de ahí que se quedara su piel de esa manera. Quién sabe, en cierta manera, con los tours para ver a este animal aún hoy seguimos echando monedas sobre la piel del tiburón ballena, ¿no?

el-tiburon-ballena
Fuente

En Tofo, hay muchas agencias que por unos 1500 meticaes (37.5 €) te ofrecen nadar con el tiburón ballena. El trato es el siguiente, durante dos horas se está a bordo de una lancha en busca del tiburón, y en el momento en que se ve todo el mundo se lanza al agua para poder acercarse y nadar con él.

Consejo: intentad hacer el tour un día soleado ya que, para encontrar al tiburóno ballena los guías lo identifican según la sombra que deja en el fondo del mar, y en días nublados ver esa sombra está complicado.

19286149202_414429b988_z

18669633094_c7ac59832d_z

Cuando nosotros estuvimos, estaba nublado y algunos se apuntaron a ver si conseguían ver el tiburón ballena. Lo único que vieron fue un mar muy revuelto y volver mareados a la orilla. Depués de todo esto, pusimos ya rumbo a Vilankulos donde llegaríamos de noche. El camino a Vilankulos es el mismo que el que veíamos cuando íbamos de Maputo a Inhambane, excepto por una particularidad. Tiene un tramo de la carretera donde te alertan sobre cierto peligro de que se te cruce un animal por la carretera, ¿os imagináis de qué animal se trata? Mirad la foto 😉

19291904225_8a512d3d37_z
¡Cuidado elefantes!

También, esa noche tuvimos nuestro primer encuentro con la policía, que nos paró diciendo que íbamos a 120 km/h en una zona de 60 km/h (algo que no era cierto), y que nos tenían que multar. Tras decirles que era imposible que nos enseñaran la foto del radar, sin nada más nos dejaron seguir adelante. Primer control superado.

Y llegamos por fin a la playa de Vilankulos, donde fuimos directos al Baobab Beach Backpackers con la emoción de que no sabríamos cómo era todo a nuestro alrededor hasta la mañana siguiente. Llegar de noche y despertarte en ese lugar es altamente recomendable, pero para ver el sitio donde amanecimos tendréis que hacer como nosotros: esperar, en vuestro caso, al siguiente post. Por ahora, aquí va un adelanto. ¡Próximamente Vilankulos e Isla Bazaruto! ¡Un paraíso!

19291941945_c34debd66a_z
Hogar dulce hogar.

¡Ah! Y si queréis ser los primeros en estar al tanto de las actualizaciones, podéis suscribiros al blog y seguirme también en Facebook, Twitter e Instagram.

Playa de Tofo (Día 3)

         19266188306_7b431d36be_z

Tercer día de vacaciones en Mozambique (¡y los que nos quedaban todavía!). Amanecimos en Tofo, en las cabañas, y la agenda del día se presentaba bastante completa: primero playa, luego comida en casa de Maria Angelina (una mozambiqueña), en el campo, y para terminar de rematar asado argentino de vuelta en las cabañas. ¿Acaso podíamos pedir algo más? Bueno sí, tal vez tener a mano un buen protector de estómago para ayudar a digerir todo lo que nos esperaba…

Antes de hablar y enseñar las fotos de la playa de Tofo, mención aparte se merece el lugar donde nos estuvimos quedando a dormir. Nuestro campamento base durante estos dos días eran unas cabañas de cañas en el campo, que gestionaba más o menos un amigo de nuestros anfitriones. Se trataba de una gran parcela llena de palmeras, donde había desperdigadas unas 4 o 5 cabañas que, en algún momento de su historia, habían formado parte de una guardería. Una de ellas había sido reformada por dentro y adaptada para poder escaparse allí los fines de semana sin perder comodidad,. Otra era el baño (con taza de WC y ducha de agua eléctrica, un gran avance frente a la letrina y la ducha con el cazo XD), y las otras tres eran cabañas aún por reformar en las que bastaba un colchón en el suelo y la mosquitera para poder estar sin problemas. Despertar por la mañana con la luz del sol y el viento colándose entre las cañas, abrir la puerta y verte en un lugar como el de la foto, era un lujo al que podías acostumbrarte rápidamente. (Aunque sé de una amiga mía que no compartirá mi definición de lujo XD)

19106119809_8f9f4954d3_z
Cabañas de Tofo
19104662958_9b2fbdbc74_z
Nuestra habitación en Tofo

Después de la ducha, pusimos rumbo a la playa. El día no había salido muy bueno, pero eso no quitaba encanto a la playa, como podéis ver en las fotos. Tras pasear, bañarnos, intentar tomar el sol y tragar arena por culpa del viento decidimos poner rumbo a casa de María Angelina.

18671662663_23df1ea051_z
Playa de Tofo

María Angelina es una mujer mozambiqueña que pertenece a una asociación que trabaja por los derechos de la mujer, los niños y la tierra, allí en Mozambique. Desde hace cuatro años vive en una casa de ladrillo y cemento perdida en medio del campo que enseña orgullosa, ya que ha sido fruto de los ahorros suyos y de su marido, y de su trabajo duro. Para llegar a la casa, en algún momento entre Tofo e Inhambane, hay que salirse de la carretera y seguir por un camino de tierra que se intuye entre las palmeras. Justo en el punto donde debíamos abandonar la carretera, nos esperaba ella.

19106121399_75116212e1_z
Más cabañas de Tofo

Su orgullo, y así lo decía, es poder vivir con su marido y sus hijos, con su huerta y con sus animales. Escuchándola hablar de su casa era como escuchar a mis abuelos cuando hablaban de su vida en el pueblo donde se crecieron allá en los años 40. María Angelina y Fernando (su marido) no son ricos, ni tampoco tienen mucho dinero, tampoco hay un camino asfaltado que llegue hasta su casa, y si quieren desplazarse no les queda más remedio que ir a pie o cogerse un chapas una vez alcanzada la carretera, pero tienen tantas otras cosas… Nos enseñaban con orgullo su huerto, sus plantas, ‘en las que -decían- se puede confiar más que en muchas personas porque si les das amor, ellas crecen y te lo devuelven’.

18671634593_5f00f98944_z
Huerta de Maria Angelina

Tienen su huerto para cosechar comida, y lo que no producen saben que siempre pueden conseguirlo en la ciudad. También tienen animales: cerdos, pavos, patos, gallinas… Y durante unos minutos al día tienen también al Sol, que se pone por detrás de las palmeras dotando al cielo de colores increíbles. Y tienen una terraza con sillas desde donde disfrutarlo. También tienen la brisa que les trae el mar, ese que saben que está un poco más allá de las palmeras, pero que visitan poco. Y por tener, tienen también el tiempo.

19104620848_11d6ff5da7_z
Rallador de mandioca y pavos

Fernando nos hablaba con orgullo de cómo cada mañana él, al despertar, lo primero que hacía era bajar a ver sus plantas y sus animales, y así cargarse de energía para ir a trabajar. A la vuelta volvía a repetir el mismo ritual, para acabar sentado a disfrutar de ese atardecer que era solo suyo. ¡Qué envidia da encontrarse con gente así! Escuchándoles hablar, ¡quién no querría abandonarlo todo y buscar la felicidad y la tranquilidad en un lugar como ese! Aunque, pensándolo bien, no sé yo si mi espíritu urbanita (o el de Carlos) sería capaz de aguantar un mes entero en un lugar tan aislado.

Pero bueno, volvamos a la comida, que aún quedaba mucho día por delante. Allí, cuando te invitan a comer en calidad de invitado tienes que seguir una norma muy importante: ‘No hacer nada’. Los tiempos de las cosas los marca el anfitrión, tú solo debes sentarte y disfrutar. Una recomendación si recibís una invitación así,es que os arméis de paciencia porque una comida programada a la 13:00, es más que probable que no empiece hasta las 15:00.

19104636358_03169ec1d3_z
Casa de Maria Angelina

Al llegar, lo primero que hicimos fue un tour por la casa, donde nos enseñó su huerto con mandioca, que sale de la raíz de un pequeño árbol, y nos eneñó cómo cogerla, cómo comerla (estaba bien rica) y cómo hacer harina a partir de ella. Después fuimos a ver los animales, y mientras todo esto ocurría, eran sus hijos de 12, 14 y 16 años, los que se encargaban de preparar la comida. María, la pequeña de 3 años, era la gran mimada de la casa y una vez perdió la vergüenza con nosotros, los mulungus (así nos dicen a los blancos), no dejaba de jugar y de pedir fotos.

18671635923_9190f4d39c_z
La pequeña María

Y así, llegamos a la hora ya de comer. Nosotros habíamos llevado para la comida productos típicos de España (jamón serrano, lomo embuchado, queso curado y queso azul) pensando que les encantaría, pero no tuvieron mucho éxito. El queso azul no quisieron ni probarlo (¡pero si tiene moho! – decían y se partían), y el jamón, el lomo y el queso, pues sí, estaba rico, pero nada del otro mundo. Y entre el intercambio de sabores, lo mejor era la risa, todos reían mucho, siempre y aunque te estuvieran hablando de cosas tristes.

El menú que prepararon tenía de todo. Tenía porco, matapa, pescado en escabeche, sardinas, ensalada, arroz y xima, que son como una especie de gachas que utilizan para acompañar todos los platos. El plato estrella fue la matapa, un plato hecho a base de cangrejo y mezclado con otros ingredientes. El color es bastante feo, pero si te gusta el cangrejo te encantará. A mí no me gustaba el cangrejo, así que no triunfó mucho para mí.

19266170146_2995622a27_z
Playa de Tofo

Y así, la comida se alargó hasta que se hizo de noche (recordad que allí anochece a las 17:30 en invierno) y tuvimos que poner rumbo a la siguiente cita gastronómica: el asado argentino en las cabañas… Os podéis hacer una idea de cómo terminó el día, ¿no?

¡Gracias por leer! En el siguiente post nos espera el día 4 de la aventura, salimos de Todo poniendo rumbo a Vilankulos, un paraíso con todas sus letras. ¡Suscríbete para estar al tanto cuando se publique!

¡Ah! Y si queréis ser los primeros en estar al tanto de las actualizaciones, podéis suscribiros al blog y seguirme también en Facebook, Twitter e Instagram. ¡Llenemos el mundo de sabores! 

Empieza la aventura: Maputo – Inhambane – Tofo (Día 2)

19104646180_4f43df07cd_z Como en Mozambique las distancias son largas y para llegar a Inhambane tardábamos unas 7 horas en coche desde Maputo, teníamos la intención de coger pronto la carretera…

En invierno, la vida en la ciudad comienza muy pronto, ya que amanece en torno a las 6:30 y se hace de noche sobre las 17:30. Nosotros, no sin gran esfuerzo, conseguimos ponernos en marcha a las 8:30, después de un gran desayuno bajo la acacia. Todo un lujo empezar así el día.

Salir de Maputo lleva su tiempo y, a medida que vas acercándote a las afueras ves cómo el paisaje comienza a ser más y más descuidado. Más caos, más desorden, más barriadas… Por otro lado, moverse por Mozambique es bastante fácil. Una sóla carretera ‘nacional’, la EN-1, transcurre casi paralela a la costa por el sur. Es la única carretera en condiciones, así que mientras tus destinos se encuentren cerca de ella no hay lugar a pérdida. En contra de lo que nos imaginábamos (primerizos en África), el estado de la carretera es bastante bueno, aunque una vez la abandonas puedes encontrarte de todo: carreteras en peor estado, o directamente caminos de tierra y arena.

19292282305_a946f0b4ff_z
Imagen de lo que nos esperaba este día

Dicen que uno de los mayores problemas que tiene el país es la policía, que es muy corrupta y a la mínima oportunidad te para e intenta sacarte un soborno (más adelante aprendería que allí, la propia policía se refiere a él como un refresco, cosa que hay que saber no sea que te pidan un refresco y vayas a ofrecerles coca-cola). Nosotros, aunque en el viaje vimos muchos controles, únicamente nos paró uno una noche para intentar colarnos que íbamos a 106 km/h en un lugar de 60 km/h, a lo que nuestra conductora respondió que era imposible y que enseñaran la foto (que no tenían), con lo que no insisitieron más y nos dejaron pasar. (Esto lo escribía a día 4 de viaje, todavía nos esperaba una sorpresa más con la policía, aunque la Sara de ese día no lo sabía)

19266220136_3196954241_z
¿Veis la casa pintada de rojo? Había miles así, mientras el resto estaban ya sin pintura. ¿Os imagináis por qué las rojas eran las únicas recién pintadas?

Por otro lado, una de las cosas que me gustó es el código de hermandad que había en la carretera, y es que entre los coches se van haciendo señas para avisar de la policía. Así si un coche que nos venía de cara, hacía parpadear las luces del coche sin ninguna razón aparente, normalmente significaba que la policía andaba cerca y que fueses con cuidado. ¿Y por qué la policía es tan corrupta? He aquí la gran pregunta…. Se ve que la historia está en que cobran muy poco, así que aprovechan al máximo los sobornos para poder completar su sueldo y ganar más a final de mes.

Pero bueno, volvamos al viaje. Durante el camino hicimos solo dos paradas. Una para probar las ‘chamusas‘, unos triángulos fritos que suelen estar rellenos de carne, pollo (frango) o verduras (¡Qué buenos estaban, se me hace la boca agua de recordarlos!), y la segunda en la carretera para comprar ‘castanhas’ (lo que vienen siendo anacardos, de toda la vida). Esta compra la hicimos parando en mitad de la carretera ante un hombre que había hecho de un árbol su mejor escaparate.

18669804124_ff448d2f2a_z

19106173429_f37c8a35f7_z
Niños caminando por el arcén de la principal carretera del país.

Otra de las cosas que llama la atención al desplazarte por la carretera, es toda la vida que hay alrededor de ella. Durante todo el camino y fuera la hora que fuera, no dejamos de ver vendedores en el arcén y gente andando, muchísima gente. Cuando pasabas cerca de un colegio, por ejemplo, durante los siguientes km era imposible no ver niños con sus mochilas (algunas más grandes que ellos) y sus uniformes.

Otra cosa que me llamó la atención fueron los pequeños pueblos que te encontrabas divididos por la carretera. O igual no estaban divididos, sino que habían crecido así porque igual que algunos pueblos viven en torno al mar, estos vivían de la carretera.  La vida en ellos parecía girar completamente en torno a los coches y chapas que se decidían a hacer una parada allí.  En el momento el coche se paraba, todo el pueblo se activaba y la gente salía de su quietud y corría a venderte lo que fuera: allí estaba la vendedora de maracuyá con el cubo sostenido con la cabeza, ahora llegaba el niño que se escurría hasta plantarse el primero de todos vendiendo pan, ‘¡Amigo, amigo!’ decían y así transcurría la vida, hasta que la gente de paso seguía su camino y el pueblo volvía a su quietud habitual, a la espera del siguiente coche.

18669797824_d9b867b244_z
Pueblos de la carretera

Y fue de esta manera, tras muchas horas, mucho coche y muchas palmeras, que llegamos por fin a Inhambane. Vivir en una ciudad con mar como Valencia hace que valores mucho este elemento allá donde vayas. Inhambane tenía mar. Era una ciudad tranquila, pequeña y ordenada (al menos más que Maputo) de carácter colonial que no tuvimos mucho tiempo de visitar porque eran las 16:00, no habíamos comido, iba a hacerse de noche y nuestro destino final era llegar a Tofo, para el que aún faltaban 20 -30 minutos. Así que tras recoger mosquiteras y mantas para el lugar donde íbamos a quedaros a dormir, nos fuimos a Tofo y de paso comimos-merendamos.

19266205196_2a25e6eb36_z
Destino final: Tofo y cerveza 2-M

Llegamos por fin a Tofo con las últimas luces del día. Si decía que Inhambane tiene el mar, Tofo tiene la playa. PLAYA, con mayúsculas (aunque todavía tendría que ver la de Bazaruto para darme cuenta que las mayúsculas no tocaban en este post). De todas formas esta entrada empieza a ser un poco larga así que mejor si la playa de Tofo la dejo para el próximo día. Hoy me quedo recordando los ‘camaraos’  (gambas) a la piedra y las pizzas. ¡Ah! Y la siesta bajo las estrellas.

19104646180_4f43df07cd_z
Tofo, ¡por fin!
18669777684_dcba157da8_z
¿He dicho que Tofo tiene playa? 😉
18671698233_f4f23f9f0e_z
Playa de Tofo
19292260725_3fe90b91bb_z
Y más playa
18669769594_692293efd7_z
Camaraos a la piedra.
19286257212_bd8b2e1966_z
Sí, los puntos que se ven no son de tu pantalla.. ¡son estrellas! Ahora solo he de aprender a hacerles fotos =)

¡Hasta la próxima! =)

¡Ah! Y si te has quedado con las ganas de saber por qué son rojas las casas recién pintadas de Mozambique, sigue leyendo por aquí.

Y ya sabéis, si os ha gustado esta entrada ayudadme a difundir por las redes sociales. Podéis suscribiros al blog para estar al tanto de la siguiente aventura o seguir a Gastando Suela en Facebook, Twitter e Instagram.

10 días en Mozambique y Parque Kruger.

18669512974_aa541d67a0_z

Por fin de vuelta de Mozambique, aquí empieza una serie de todo lo que hemos vivido por allí en estos 10 días. Han sido 10 días muy intensos, de ese tipo de vacaciones que cuando acaban aún necesitas días para descansar de las vacaciones mismas. ¡Aquí tenéis el recorrido!

Continue reading “10 días en Mozambique y Parque Kruger.”