Buceando en Koh Tao (Tailandia) con Pura Vida

¿No os ha pasado nunca que os apuntáis a algo sin muchas ganas y seguros de que no os va a gustar y luego todo cambia? A mí me pasó algo parecido en Koh Tao. Yo no quería bucear. Nunca me había llamado el buceo, no le veía la gracia a eso de sumergirte a tantos metros simplemente para ver peces. Peces que, en general, no hacen nada y pasan de ti, pero que en el peor de los casos (en el peor, peor, peor y quizás poco probable) podían hasta matarte (¡cuánto daño ha hecho la películo de Tiburón!). En fin, yo no quería bucear hasta que llegué a Koh Tao y conocí a los chic@s de Pura Vida.

Carlos sí que quería bucear. Desde que llegamos a Tailandia, aquel lejano 19 de enero de 2017, él sabía que quería sacarse el curso de buceo de Open Water en Koh Tao para poder bucear hasta 18 m de profundidad en cualquier lugar del mundo. Y como queríamos terminar el viaje en las islas tailandesas, fue de esta forma como Koh Tao se convirtió en nuestro último destino del viaje.

¿Y por qué Koh Tao? Bueno, por tres razones. La primera, porque es una isla llena de escuelas de buceo con un entorno idílico para iniciarse, no hay corrientes y la temperatura del agua es agradable (¡por encima de 25 ºC! El Mediterráneo parecía un mar helado en comparación). La segunda, porque es el lugar donde puedes sacarte el título de Open Water de la forma más barata del mundo. Y la tercera, y no menos importante, porque allí estaba Pura Vida, la escuela de la que tanto habíamos leído en otros blogs, y con la que podíamos hacer el curso en castellano.

Llegamos a Koh Tao y fuimos directos a Pura Vida, todavía sin tener claro si lo haríamos o no por temas de presupesto. Dejar el gasto gordo para última hora no había sido buena idea. Sin embargo, decidimos entrar y preguntar. No sé si fue el hecho de llevar 3 meses viajando por culturas tan diferentes a la nuestra, pero entrar en Pura Vida de Chalok fue como entrar en algo parecido a casa, ¡nos encontramos con toda una gran comunidad de hispanohablantes en Koh Tao! Así que el curso podíamos hacerlo en castellano (o catalán, euskera e incluso inglés), algo que no está de más por toooda la parte técnica que tienes que entender.

Al final nos decidimos a hacer el Open Water, en vez de solo un bautismo de buceo. En total, iba a durar 3 días en los que tendríamos 5 inmersiones y 3 sesiones de teoría, además del examen final. Yo seguía sin estar muy convencia de que esto pudiera gustarme pero de perdidos al mar, no iba a dejar que Carlos descubriera solo algo que podía estar muy bien. Además, en Pura Vida te dejan empezar el curso y si no te gusta, puedes pagar únicamente el primer día. Otra opción, si tienes claro que no lo vas a hacer pero tus amigos/pareja sí, es que te dejan unirte a las inmersiones para poder hacer snorkel, totalmente gratis, y no quedarte triste y solo en la isla.

Pues bien, de esta forma fue como me vi el primer día en una clase, aprendiendo lecciones de buceo y luego en un barco con el neopreno, el chaleco, los reguladores, el manómetro, los plomos, la botella, las gafas, las aletas… y seguramente algo más que olvido. Tuvimos la suerte de tener de instructor a Selatse, un vasco que había cambiado las frías aguas del cantábrico por las aguas tranquilas y calientes de Koh Tao. Tener a Selatse como instructor fue una de las razones por las que terminé el curso completo de Open Water. Era difícil no dejarse arrastrar por su entusiasmo cuando te hablaba del mar, o cuando después de cada inmersión hacía repaso contigo enseñándote todo lo que habías visto bajo el agua que, seguramente, no habías sabido distinguir.

Así que al final lo conseguimos, ¡ya somos Open Waters! ¡Ya podemos bucear hasta 18 m de profundidad en cualquier lugar del mundo! Y también puedo decir, con conocimiento de causa, ¡que el buceo está genial! ¿Quién me iba a decir a mí antes de llegar a Koh Tao que acabaría gustándome bucear? ¡Gracias Pura Vida!

¿Conoces nuestro primer producto? Haz click en la imagen para encontrar más información 😉 ¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *