Safari Low Cost: Parque Kruger

Irte de safari no estaba en tu lista de planes que hacer antes de los 30. Pensabas que era algo para lo que no había prisa. Tampoco es que sea yo muy fan de ver animales’– pensabas de manera ilusa, mientras comparabas un safari con un zoológico, pero más logrado. Y, la verdad, es que no sabes si tu visita al Parque Kruger puede ser calificada como safari. Sin embargo, lo que sí que tienes claro es que te encantó y lo recomendarías a todo el mundo sin excepción. Quién te iba a decir a ti que no se te iba a hacer largo pasar todo el día dentro de un coche, de sol a sol, buscando un león porque era el último de los 5 grandes (big five) que te quedaba por ver. Continue reading “Safari Low Cost: Parque Kruger”

Rumbo a Vilankulos (Día 4)

19266055986_f610f1d70d_z

Llegó el momento de abandonar Tofo y poner rumbo a un nuevo destino. Amanecimos por última vez en las cabañas de Tofo para acabar durmiendo en la playa de Vilankulos, 315 km más al norte de donde nos encontrábamos. Aquí en España, calcularíamos que Vilankulos se encuentra a unas 4 horas como mucho de Tofo, pero en Mozambique las distancias cambian. El estado de las carreteras y que nos tocara hacer bastantes horas de noche, hizo que tardáramos entre 5 y 6 horas en llegar a nuestro destino. Pero vayamos por partes.

19106030349_e93641174a_z

Como decía, volvimos a amanecer en nuestra cabaña, con los rayos de sol colándose entre las cañas y el viento susurrando. Antes de irnos, algunos querían darle una última oportunidad al tiburón ballena, así que decidimos pasar la mañana en la playa de Tofo. Y es que, Tofo es un lugar estratégico desde donde se puede ver el tiburón ballena, y muchas agencias lo saben.

19106007569_626a191c80_z

19296059271_2e8db4a76b_z

19106019299_a9bfabdefb_z

18671568603_43049beeff_z

El tiburón ballena es uno de los peces más grandes que existen. Puede llegar a alcanzar 14 m de largo y pesar 20 toneladas.  A pesar de ser un tiburón, es totalmente inofensivo para los seres humanos (o eso dicen). Lo más bonito es su piel, llena de lunares blancos y líneas horizontales y verticales. Cuenta la leyenda que poco después de crear al tiburón ballena, Dios y los ángeles colocaron monedas de oro y plata en la espalda del animal en honor a su belleza, y de ahí que se quedara su piel de esa manera. Quién sabe, en cierta manera, con los tours para ver a este animal aún hoy seguimos echando monedas sobre la piel del tiburón ballena, ¿no?

el-tiburon-ballena
Fuente

En Tofo, hay muchas agencias que por unos 1500 meticaes (37.5 €) te ofrecen nadar con el tiburón ballena. El trato es el siguiente, durante dos horas se está a bordo de una lancha en busca del tiburón, y en el momento en que se ve todo el mundo se lanza al agua para poder acercarse y nadar con él.

Consejo: intentad hacer el tour un día soleado ya que, para encontrar al tiburóno ballena los guías lo identifican según la sombra que deja en el fondo del mar, y en días nublados ver esa sombra está complicado.

19286149202_414429b988_z

18669633094_c7ac59832d_z

Cuando nosotros estuvimos, estaba nublado y algunos se apuntaron a ver si conseguían ver el tiburón ballena. Lo único que vieron fue un mar muy revuelto y volver mareados a la orilla. Depués de todo esto, pusimos ya rumbo a Vilankulos donde llegaríamos de noche. El camino a Vilankulos es el mismo que el que veíamos cuando íbamos de Maputo a Inhambane, excepto por una particularidad. Tiene un tramo de la carretera donde te alertan sobre cierto peligro de que se te cruce un animal por la carretera, ¿os imagináis de qué animal se trata? Mirad la foto 😉

19291904225_8a512d3d37_z
¡Cuidado elefantes!

También, esa noche tuvimos nuestro primer encuentro con la policía, que nos paró diciendo que íbamos a 120 km/h en una zona de 60 km/h (algo que no era cierto), y que nos tenían que multar. Tras decirles que era imposible que nos enseñaran la foto del radar, sin nada más nos dejaron seguir adelante. Primer control superado.

Y llegamos por fin a la playa de Vilankulos, donde fuimos directos al Baobab Beach Backpackers con la emoción de que no sabríamos cómo era todo a nuestro alrededor hasta la mañana siguiente. Llegar de noche y despertarte en ese lugar es altamente recomendable, pero para ver el sitio donde amanecimos tendréis que hacer como nosotros: esperar, en vuestro caso, al siguiente post. Por ahora, aquí va un adelanto. ¡Próximamente Vilankulos e Isla Bazaruto! ¡Un paraíso!

19291941945_c34debd66a_z
Hogar dulce hogar.

¡Ah! Y si queréis ser los primeros en estar al tanto de las actualizaciones, podéis suscribiros al blog y seguirme también en Facebook, Twitter e Instagram.