Creo firmemente que…

bancoMientras viajaba hoy en el tren camino a Gyeongju desde Busán, he caído en la cuenta del tiempo que llevaba sin poder disfrutar de un viaje como este: casi 5 años. Por unas cosas u otras en todo este tiempo no había podido escaparme más de 4 días seguidos y había olvidado por completo lo bien que sienta esto. Y si solo 11 días, con Congreso de por medio, consiguen crear este efecto no quiero ni imaginar qué es lo que sucede cuando puedes permitirte un mínimo de un mes viajando… Algún día lo conseguiré y volveré para contarlo, pero mientras llega ese día,  y antes de volver a caer en la rutina de la vuelta al doctorado quiero reivindicar el derecho a viajar.

Escribo este post de manera egoísta, para recordarme a mí misma, en momentos de saturación y estancamiento, en los que salir de la ciudad parece algo imposible por culpa de las obligaciones que te atan a ella, todas las cosas buenas que de un viaje. Y lo escribo ahora, todavia en Corea del Sur, en ese estado de felicidad que proporciona el saber que no hay rutina, que cada día es diferente al anterior. Por todo eso  quiero recordar a mi futura yo, y a todo el que lea este post viéndose estancado en la rutina, todo en lo que  he vuelto a creer gracias a este viaje:

DSCF1574Creo que muchas veces es bueno poder olvidarse del calendario, saber solo que hoy es hoy, ayer fue ayer y mañana ya se verá. Creo que todo el mundo tiene derecho a salir de la rutina y hacer de cada día un día diferente. Creo en poder ser dueña de mis pasos. Creo en la felicidad que proporciona descubrir lugares nuevos, pero creo aún más en la que proporciona el que esos lugares todavía sigan conservando su identidad.

Creo en los paisajes que se ven desde la ventana del tren, culpables de tantos y tantos momentos de reflexión. Creo en el sonido de las olas y la arena entre los pies como calmante natural. Creo en la luna, siempre la misma,  pero que no se ve igual desde la playa de Busán que desde el hanok en Gyeongju.

Creo en todas las personas que no hablan mi idioma y que suplen la falta de palabras con gestos y sonrisas. Creo que la gente buena abunda en el mundo, aunque pasa más desapercibida, y que viajando la vas encontrando. Creo que la mejor manera de conocer un sitio es dejarse perder por sus calles y olores. Y hablando de olores, creo en los nuevos sabores para seguir conociendo el país de viaje, aunque a veces pueda traer consecuencias. Aqui en Corea, creo también en los palillos metálicos que consiguen que toda tu atención esté centrada en un trozo de comida que se resiste.

Creo también en la ilusión de un viaje que te lleva a leer y a empaparte de todo lo que lleva a ese país. Creo en esos nervios ante la perspectiva de días sin rutina, en un país desconocido. Creo en todo el equipaje emocional que cargas a la vuelta. Y ahora que estoy cerca del final del viaje, creo en la vuelta al viaje. Creo en que pasados unos meses volveré a hacer la mochila, aun sin rumbo, para volver a encontrarme con todos mis creos y añadir muchos nuevos.

DSCF1662

Esta idea de los creos la saqué de un post que me marcó en Café Desvelado. Yo simplemente he cambiado sus creos por los míos,  para juntarlos y seguir recordando lo bueno que es viajar. ¿Cuáles son los tuyos? 😉

3 thoughts on “Creo firmemente que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.