Fin de semana en Bristol y Bath

Volvemos con un nuevo post y esta vez de vuelta a Inglaterra. En concreto, a la ciudad universitaria de Bristol, situada al sudoeste del país y pegada a la frontera con Gales. Se trata de una ciudad perfecta para hacer una escapada de fin de semana y se encuentra a tan solo 15 minutos en tren de la preciosa ciudad de Bath. ¿Te vienes a conocerlas?

Descubriendo Bristol

Bristol es la sexta ciudad más grande de Inglaterra y cuenta con casi medio millón de habitantes. En su mayoría estudiantes, y es que la Universidad de Bristol es una de las más prestigiosas del país.

Un día es más que suficiente para recorrer la ciudad. Se puede empezar recorriendo tranquilamente las calles de la ciudad vieja. En ese recorrido, es imprescindible visitar la catedral de Bristol, fundada en el siglo XII. También, al otro lado del canal en el barrio de Redcliffe, al que se puede llegar andando o bien con el ferry, se encuentra la iglesia de St. Mary que merece otra visita. Ambas están marcadas en el mapa que encontrarás al principio del post.

Una vez recorrido el centro, toca empezar a subir hacia la zona de la universidad. Se puede hacer directamente por Park Street o dar algo más de rodeo por pequeñas calles de escaleras como Christmas Steps. Cuando llegas a la universidad, es difícil no quedarse impresionado con la imponente Wills Memorial Building Tower (65,5 metros) que sirve de acceso a la Universidad y es visible desde muchos puntos de la ciudad.

Vista de Park St. con el Wills Memorial Building Tower al fondo.

Justo al lado de la torre, se encuentra el museo y galería de arte de Bristol. Abre diariamente de 10-17h y en él se pueden encontrar distintas exhibiciones a lo largo del año. Desde aquí, partimos hasta el parque de Brandon Hill, a apenas 5 minutos a pie. En él, aparte de relajarse un poco, merece la pena subir hasta lo alto de la Calbot Tower (entrada gratuita) que ofrece unas bonitas vistas de la ciudad y de la universidad.

Al tratarse de una ciudad portuaria, puedes encontrar varios canales entre sus calles. En uno de ellos puedes descubrir varado el SS Great Britain, un viejo navío de pasajeros que se puede visitar por dentro.

Una vez recorrido todo el centro, solo falta una cosa… Acercarse hasta el barrio de Clifton donde se encuentra el observatorio y el puente en suspensión de Clifton (el principal símbolo de la ciudad). Como se encuentra algo alejado del centro, es recomendable coger la línea 8 de autobús. Se puede coger en la parada de College Green (el parque que hay frente a la catedral).

Clifton Suspension Bridge desde el parque del observatorio.

El Clifton Suspension Bridge sobre el río Avon es uno de los puentes más famosos de Inglaterra, se encuentra a una altura de 100 metros sobre el nivel del mar y tiene una longitud de 412 metros.

Comer y salir en Bristol

Al tratarse de una ciudad universitaria y por tanto, multicultural, la cantidad y variedad de restaurantes y pubs es tremenda. La mayoría se concentran en la ciudad vieja y Park Street. Nosotros, repetimos dos veces en la pizzería The Stable en el Waterfront, uno de los lados del canal. Tienen una carta de pizzas muy original y se trata además de una sidrería… ¿Qué más se puede pedir?

Por cierto, el famoso artista callejero Banksy nació en Bristol y muchas de sus obras son visibles por toda la ciudad si estás atento…

¿Sabías que Bristol tiene un barrio entero dedicado a las tiendas? Pues así es, para ir de compras o simplemente porque merece la pena (y seguro que algo cae) hay que acercarse hasta Cabot Circus. Un complejo enorme donde se concentran todas las tiendas de la ciudad y que no se encuentra especialmente alejado del centro, justo al lado de Castle Park.

Un día en Bath

Desde la estación de Bristol Temple Meads se puede coger un tren hasta Bath por unos 10 € ida y vuelta, y que apenas tarda unos 12 minutos. La pequeña ciudad de Bath es una de las más bonitas de Inglaterra y fue declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1987.
Fundada en la época romana, se convirtió en un complejo termal y de ahí su nombre. Los baños romanos de Bath son, por tanto, una visita obligada. Aunque los tickets son bastante caros (adultos unos 18€) no puedes irte de Bath sin verlos y probar un vaso de la famosa y según dicen saludable agua termal.

Vista de los baños romanos de Bath por dentro.

Justo al lado de los baños romanos, se encuentra la abadía de Bath del siglo XV y también de obligada visita. Conviene dejarse perder por todas las calles del centro, de estilo georgiano repletas de comercios y restaurantes, y descubir el Pulteney Bridge sobre el río Avon, que data del 1767, y las Assembly Rooms. Un conjunto de majestuosos salones donde la aristocracia británica se reunía para bailar y tomar el té.

Vistas al Pulteney Bridge.

También merece la pena acercarse hasta The Circus y el Royal Crescent, un conjunto de bonitos edificios de forma elíptica del siglo XVIII. Aquí, se encuentra el nº1 Royal Crescent, una casa museo de época que se conserva prácticamente intacta. Justo enfrente, se encuentra el tranquilo Royal Victoria Park.

Si eres fan de la famosa escritora británica Jane Austen (Orgullo y prejuicio, Persuasión), seguramente paseando por Bath te vengan a la mente escenas de sus libros y de las películas. Puedes acercarte hasta el museo de Jane Austen, una vieja casa donde la escritora vivió y escribió algunas de sus novelas.

Excursión a Clevedon

Si tienes algo más de tiempo, puedes acercarte hasta Clevedon desde Bristol. Se trata de un pequeño pueblo costero con vistas al Canal de Bristol. Se puede llegar fácilmente desde el centro de Bristol con el autobús X7 dirección Weston-super-Mare y tarda aproximadamente 45 minutos.

Atardecer en el Clevedon Pier.

Aunque el pueblo en sí no tiene nada especial, conviene acercarse a pie desde la parada de autobús hasta la costa (unos 20 minutos). Y es que aquí se encuentra el Clevedon Pier, considerado el atracadero más bonito y mejor conservado de Inglaterra. El pier, construido en el siglo XIX, tiene 312 metros de largo. Aunque la entrada cuesta unos 3,50€, merece la pena recorrerlo sobre todo al atardecer con vistas al canal de Bristol y con la ciudad de Cardiff, ya en la costa galesa, justo enfrente.

Y hasta aquí todo lo que tenía que contar… ¿Has visitado esta parte de Inglaterra? ¿Recomendarías alguna excursión más desde Bristol?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.